domingo, 3 de junio de 2012

STONE AGE


Me reservaba esta entrada por si algún viernes jugábamos a algo que ya hubiéramos jugado, como así ocurrió este finde. De forma que voy a escribir esta reseña basada en una partida épica que tuvo lugar el 27/05/2012.

Stone Age es un juegazo, no se puede decir otra cosa. Lo único "malo" que se puede decir de él, es que es para 4 jugadores y nosotros habitualmente jugamos 5, por lo que suele ver poca mesa. Hace poco me he enterado que ha salido una expansión y claro, ya estamos pensando pillarla.

El juego en sí es sencillo, es una especie de Agrícola con un poco de azar (muy controlado) y al igual que este juego, muy estratégico. Básicamente se trata de gestionar los recursos del juego para ganar el mayor número de puntos posible.

Existen varios recursos; comida, madera, ladrillos, piedras y oro. Con ellos podremos dar de comer a los miembros de la tribu, comprar unas fichas en forma de chozas y comprar unas cartas especiales que nos darán muchos puntos al final de la partida, el verdadero secreto del juego. Quien mejor sepa comprar estas cartas, a mi opinión, es el que más papeletas tiene de ganar el juego.


La mecánica es muy sencilla. Al principio cada jugador coge 5 figuras (miembros de la tribu) y 12 comidas. Cada miembro come uan comida al final del turno. A continuación se elige al jugador inicial, el cual recibe una ficha muy chula que le acredita como tal y se empieza a jugar.
El primer jugador coloca tantas figuras de su tribu como quiera en uno de estos lugares del tablero:

Zona de caza - para conseguir comida
Bosque - para conseguir madera
Pozo de arcilla - para coseguir ladrillo
Cantera - para conseguir piedras
Río - para conseguir oro
Fabricante de herramientas - para conseguir herramientas
Cabaña - para procrear y conseguir nuevos miembros de la tribu
Campo - para reducir el coste de comidas
Cartas de Civilización - nos darán puntos al final de la partida
Construcciones (chozas) - nos dan puntos directos al conseguirlas

Después le toca al jugador sentado a su derecha y así hasta que en varias vueltas todos han puesto sus miembros. Existen algunas limitaciones a la hora del número de fichas a poner en cada sitio lo cual aumenta la tensión y te obliga a planear una estrategia. ¿Qué hago? ¿Procreo o cojo herramientas? ¿O mejor pillo una carta antes que otro?

¿Y dónde está el azar? Pues aquí viene uno de los puntos fuertes del juego a mi gusto. A pesar que el azar pueda echar para atrás, está muy controlado. En todas las zonas donde puedes coger recursos, podrás tirar un dado por cada miembro de la tribu colocado. Cada material tiene un valor; comida - 2, madera - 3, ladrillo - 4, piedra - 5 y oro - 6. De esta forma, si por ejemplo tienes 3 miembros en el ladrillo tiras 3 dados y si sacas por ejemplo 6, 4 y 3, la suma son 13; es decir que 13 / 4 = 3 y pico. Puedes coger 3 ladrillos.


Pero además, hay un sitio en el juego donde puedes coger herramientas. Las herramientas las puedes usar para sumar puntos a tus tiradas y así conseguir más recursos. Para mí uno de los puntos clave de este juego. Conseguir herramientas es importante (como todo lo demás).


¿Y cómo consigo puntos? A través de las chozas y las cartas de civilización.


Las chozas se adquieren pagando los recursos indicados en las mismas, y proporcionan puntos inmediatamente.

Las cartas de civilización se obtienen pagando recursos dependiendo del lugar del tablero que ocupen. Ya que según se van adquiriendo van costando menos. Para mí esta es la clave del juego. Quien mejor sepa gestionar las cartas se llevará más puntos al final del juego ya que tienen un efecto multiplicador dependiendo del símbolo que las acompañe. Así, por ejemplo, las cartas verdes (arriba) suman tantos puntos como cartas tengas elevado al cuadrado; es decir, si tienes 5, te llevas 25 puntos; pero si consigues 8 pues te llevas 81. ¿Fácil verdad?


 Bueno pues lo mismo ocurre con los miembros de la tribu, o con el nivel de comida... En el ejemplo de arriba, hay 10 miembros de la tribu y 5 brujos en las cartas, total 50 puntacos.

Y hasta aquí de qué va el juego, que me ha quedado un poco largo. Sólo añadir que las reglas son muy sencillas y únicamente al principio hay que tirar de ellas para saber qué significan algunas cartas y chozas, pero por lo demás la curva de aprendizaje es muy rápida.

En definitiva, muy recomendable.

En la partida que jugamos el 27 de Mayo, participamos Antonio, Ramón y yo. Ramón fue a por las cartas verdes y consiguió 9, que al final de la partida supusieron 81 puntos. Yo me fuí a coger cartas de todo tipo, pero las que más me sumaron fueron las de brujos y las de multiplicar por el número de cartas. En mi caso sumé 9 muñecos x 8 brujos, total 81 puntos. Al final la diferencia fue de solo 12 puntos entre Ramón y yo. Saqué como unos 148 puntos.

La tribu deliberando!

1 comentario:

  1. Hola,

    Enhorabuena por el blog, y ánimo para seguir adelante.

    Personalmente, a mí el Stone Age es un juego que me gusta mucho; no muy complicado para los novatos y con la suficiente gracia para los jugones; imprescindible vaya.

    Un saludo!

    ResponderEliminar