lunes, 18 de junio de 2012

KING OF TOKIO - 15/06/2012




Esta es la segunda semana en la que no está Nino, y se nota. No te lo tomes a mal, te echamos muuuucho de menos, pero así por fin ganamos alguno de los demás, je je je.

Bueno, pues aprovechando que no estaba Nino, me subí el King of Tokio para jugar a un juego "fresquito" mientras cenábamos y veíamos el Inglaterra - Suecia en la tele. Ya estaba cogiendo mucho polvo en la estantería y tocaba.

La partidaca del viernes:

He decidido, en las entradas del blog, escribir antes de nada la partida que echamos al juego. Así que, si acabas de caer en esta entrada por casualidad y no te enteras de lo que escribo, mira más abajo que explico de qué va el juego ;-)

Este viernes jugamos dos partidas Ana, Antonio, Ramón y yo.  La primera partida la gané de calle y sin oposición de ningún tipo. En la primera ronda me metí en Tokio y todos se dedicaron a coleccionar puntos al igual que yo. No me daban prácticamente ninguna bofetada, por lo que mi paseo por Tokio era de lo más tranquilo. Con unas cuantas leches para debilitarles un poco y una carta final que me dio 5 puntos, me planté en los 20 casi sin quererlo. Victoria para Mario.



La segunda partida ya fue otro cantar.

Mis contrincantes aprendieron la lección y Ramón se coló el primero en Tokio. Aguantó bastantes rondas, hasta que se quedó con 4 vidas y tuvo que salir atropelladamente cediéndome el sitio. Ahí me quedé yo también bastante rato, pero no fué suficiente. La verdad es que no sé ni cómo nos ganó.

Antonio tenía una carta estupenda que le daba un dado extra (de color verde fosforito) y sacaba unas tiradas impresionantes y yo tenía una cola con pinchos que hacía 1 daño extra a quien se metiera conmigo. Ramón tenía un escupitajo venenoso que me hizo la vida imposible. Me dejó con un par de vidas y tenía que decidir entre intentar matarle o recuperar vidas. Así que decidí curarme y a la siguiente tirada Ramón ganó.





Ana, tú también defendiste el pabellón con tu Ciberbunny, pero quizá pecaste de poca agresividad, excepto con tu hermano, que no le perdonabas una!! je je je


El juego:

Este es un juego sin muchas pretensiones y que funciona muy pero que muy bien entre no jugones, o cuando quieres no complicarte mucho la vida. Es un "filler - tiradados" muy bien construido. La mecánica es muy sencilla. Cada uno tiene un monstruo que tiene 10 vidas y 0 puntos y gana el que consiga 20 puntos o se cargue a los demás monstruos que quieren destruir Tokio.

Básicamente el juego consiste en tirar 6 dados que tienen 4 símbolos. Un corazón que te recupera una vida, un rayito que te permite coger un cubito de energía, una garra que sirve para dar una host... perdón, un punto de daño a otro/s jugador/es y un 1, 2 ó 3 con los que se consiguen puntos.

Un jugador puede tirar hasta 3 veces los dados apartando los que quiera y tirando los que quiera. Como si quiere volver a tirar los que había apartado. Después se mira la jugada y se interpreta:

Recupera tantos puntos de vida como corazones haya sacado.

¿Fácil no?

Hace tantos puntos de daño como garras haya sacado

Al principio todos los monstruos están fuera de Tokio que se representa con un mini-tablero (15x15 cm) y en cuanto un jugador se quede con una garra al final de sus tiradas, se mete en Tokio.
Estar o entrar en Tokio es bueno y malo a la vez. Cuando estás en Tokio no puedes recuperar vida y todos los demás jugadores te dan de golpes. Pero cuando entras en Tokio te llevas 1 punto y si empiezas tu turno en Tokio, 2 puntos!!. Además, las garras que saques estando en Tokio hacen daño a todos los jugadores que están fuera de Tokio.

¿Y cómo me salgo de Tokio? Pues eso es lo más chulo. Solo puedes salir de Tokio cuando de los de fuera te haga daño. En ese momento le intercambias el puesto y a recuperar vida!!

Coge tantos cubitos de energía como rayos haya sacado

Los cubitos sirven para comprar cartas que te dan poderes especiales durante toda la partida o acciones inmediatas que suman puntos o los restan a los demás. Tener varias cartas puede hacerte muy poderoso!!

Se lleva puntos dependiendo de los números que saque.

Solo se suman puntos si se ha sacado 1, 1, 1 que te sumaría 1 punto. Si sacas 2, 2, 2 sumarías 2 puntos y si sacas 3, 3, 3 sumarías 3. Cada 1, 2 ó 3 adicional que saques y que acompañe al trío añade 1 punto.

Y poco más. El resto es un contínuo tirar dados y dar bofetadas a diestro y siniestro mientras sales y entras de Tokio sumando puntos o haciendo que los demás los pierdan.

Muy recomendable para pasar el rato, pero si quieres estrategia, mejor quédate en casita ;-))





4 comentarios:

  1. Odio este juego jaja.

    Me parece demasiado simple, demasiado caro y, según la partida, demasiado aburrido. Pero bueno, sobre gustos... ;D

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, bueno, no te preocupes que no lo he inventado yo.

      A mí no me parece el mejor juego de mi colección, pero nos vale para pasar un buen rato y para cuando viene algún "no jugón".

      Gracias por leer la reseña!

      Salu2
      Mario

      Eliminar
  2. Pues a mi no me gustaba al principio pero ahora estoy viciado !!! :p

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no lo he jugado, pero la verdad es que tampoco me atrae mucho...Brrrr!!!...esos monstruitos de papel....

    ResponderEliminar