sábado, 31 de marzo de 2012

VIVA EL REY! - 29/03/2012


El segundo juego de la noche, ya sin niños, fue el Viva el Rey! a petición especial de Antonio que le encanta este juego.

Se trata de un juego rápido y entretenido que gusta a todos los públicos. He de confesar que cuando lo compré (de segunda mano) no daba un duro por él y pensé que iba a fracasar en nuestro pequeño círculo de juegos, pero cual ha sido mi sorpresa que gusta a todos. También lo he probado con no iniciados e igualmente les ha gustado.

El juego es sencillo. Cada jugador tiene una tarjeta donde vienen escritos los nombres de las fichas/personajes que a él le valen para puntuar. De esta forma hay personajes que valen a más de una persona y personajes que solo le valen a uno.

El tablero se compone de 7 pisos numerados del 0 a 5 y el trono que es el 10. Tras una colocación por turnos de todas las fichas entre los pisos 1 a 4 comienza el juego. Cada jugador en su turno sube un piso la ficha que quiera no pudiendo haber más de 4 fichas en cada piso.


Y ahora viene lo divertido. Si algún jugador sube una ficha al trono, entonces todo el mundo tiene que votar. Cada jugador tiene una ficha de voto positivo y varias de voto negativo (¡que le corten la cabeza!). Si al menos una persona saca un voto negativo, esa ficha es eliminada del juego y no cuenta para puntuar. Sin embargo, el que saque un voto negativo pierde la carta de voto negativo. Los votos positivos vuelven a la mano del jugador.

Si todo el mundo vota positivo, esa ficha se proclama Rey y se recuentan los puntos. Miras tu carta de personajes y miras en qué piso está anotándote los puntos. Por ejemplo, si tengo una ficha en el Rey (10 puntos), una ficha en el piso 4 (4 puntos), dos fichas en el piso 2 (2 puntos cada una) y dos fichas eliminadas (0 puntos), tendría 18 puntos.

En esos momentos es cuando se producen más risas. En la partida que jugamos, la primera vez que votamos todos votamos que sí y nadie tenía el personaje que ocupaba el Rey. Esto ocurre a menudo pues nadie quiere perder pronto sus votos negativos y confía en que algún otro saque la carta de voto negativo. A veces ocurre lo contrario y el personaje es vilmente eliminado con múltiples cartas de voto negativo.

Se juegan tres rondas, según el juego pero puedes hacer lo que quieras, claro, y el que tenga más puntos gana. Simple, rápido y risas aseguradas.

En la partida que echamos esa noche, en la primera ronda todos votamos que sí de farol, el resultado fue:

Ana 22, Nino 23, Mario 21, Ramón 19 y Antonio  18


A la segunda ronda Ana tuvo que ausentarse y seguimos jugando los cuatro magníficos. Aquí ya se produjeron varias decapitaciones, algunas con un solo voto y otras con 3 votos. Yo me mantuve con una carta de voto positivo escondida bajo la mesa al menos 3 votaciones sin que nadie se diera cuenta que solo me quedaba esa carta y al final me salió bien.

Nino 9, Mario 23, Ramón 19 y Antonio 10

Decidimos dejar de jugar ante mi aplastante superioridad y porque queríamos echar un Catán 3D, así que ahí lo dejamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario