domingo, 5 de mayo de 2013

RESUMEN PUENTE MAYO 2013 - COMENTARIO Y ANALIS





Bueno, parece que todo tiene su final, como decían Los Rebeldes, y el del puente ha llegado. Con tanta fiesta, día laborable en medio, etc, tengo un lío estupendo. Aunque parezca mentira, casi necesito que llegue una semana "normal". En fin, el caso es que nos hemos reunido en tres ocasiones, dos de ellas en casa de Antonio y otra en Miraflores, para aprovechar el fantástico tiempo que nos ha hecho este finde.

Comenzamos las kedadas el martes 30 de Abril, víspera del puente con una buena partida de Thunderstone. Esta vez escogimos los monstruos, aldea y héroes al azar, ya que el juego ha calado y nos sentimos cómodos con cualquier cosa que nos salga. Como ya comenté anteriormente, este juego depende mucho de lo que se escoja y en esta ocasión nos salieron monstruos muy sencillotes y héroes muy "light", por lo que la partida estuvo bastante equilibrada y entretenida.

Si no recuerdo mal (prometo poner más atención en otras ocasiones) salieron los No Muertos - Espíritus, Humanoides y Encantados. En cuanto a los héroes, Amazona, Elfo, Puñal Rojo y Regiano.

Había muy poca magia en la Aldea y nos costó mucho matar a algunos monstruos, que permanecieron al final de la partida en la mazmorra. Sobre todo la Esfinge, que no había manera y el Aparecido.

Yo no sé qué me pasa con este juego. Casi siempre tengo la impresión de ir ganando y al final, zas! nunca gano. En este caso, a pesar de llevarme la Piedra del Trueno, fue Ramón quien ganó con 22 puntacos, seguido de mí y de Nino con 18 y por último Antonio con 14.

La partida nos gustó mucho a todos y volvió a oírse la frase... "cada vez me gusta más este juego" que últimamente no se le cae de la boca a Ramón. Está claro que ya hemos cribado los juegos que menos nos gustan y la ludoteca, como un buen mazo de Dominion, empieza a funcionar, je je je.


Tras esta partida, acercándose ya a la medianoche y siendo los que éramos, jugamos un Mus para desengrasar. Antonio y Nino ganaron sin darnos oportunidad a Ramón y a mí con un 3 - 1 incontestable. 

Y ya pasamos al miércoles 1 de Mayo. Ese día fuimos los Antonio´s y nosotros de excursión a Chinchón todo el día y no teníamos pensado jugar por la tarde, pero surgió la ocasión de subir a su casa a ver el partido del Barsa y nos plantamos de nuevo en casa de Antonio.

Tras el aburrido partido y aplastante victoria de Bayern de Munich, decidimos sacar el Quarriors para abrir boca.

Esta es nuestra entrada más fuerte en la lista de juegos últimamente. Es rápido, sencillo y nos gusta a todos. Un éxito de compra, aunque yo creo que hay que cambiar alguna cosita, je je je.

Intenté de nuevo convencerles de jugar con las reglas de Quarmaggedon o aumentando los puntos necesarios, pero nuevamente fue inútil. Precisamente la rapidez y sencillez del juego es lo que les gusta a mis amigos jugones. A mí se me queda corto en tiempo y profundidad, pero todo se andará ;-)

No tiene sentido que sumes por ejemplo 11 puntos de quiditty y no puedas comprar más que un dado, por más que puedas comprar un dado bueno. A mí esto me quema. Lo suyo es que pudieras comprar lo que quisieras. Creo que así ganaría mucho en estrategia. Y por otro lado, sumar 12 puntos tampoco es tan complicado. En esta partida sumé los 13 puntos en 3 veces y la última sumé 7 puntos!!

El caso es que jugué muy bien y gané de calle con 13 puntos. Me siguieron Ramón y Antonio con 4 puntos y Ana con 2 puntos.

Esta vez mi estrategia pasó por comprar dados de portal, de esos que te permiten relanzar dados extra, y comprar los Defender of the Pale (o algo así). La verdad es que en esta partida no aparecieron los Dragones y se agradeció. A mí los Dragones me parece que desequilibran mucho el juego y juego fatal con ellos o contra ellos.

Al final de la partida se volvió a oírse la frase... "cada vez me gusta más este juego" de boca de Ramón. A ver tronco, que te repites más que la morcilla de Burgos!!

En fin, tras la partidaca sugerí que jugáramos al Rune Age, pues nos quedamos con ganas la última vez (una vez más)
Y una vez más jugamos al Resurgir de los Señores del Dragón pero con las cartas de ampliación de Juramento y Yunque, añadiendo unos mercenarios a las cartas base. Nos salió el Moldeador de Carne que no entendimos y lo cambiamos por otro, ahora no recuerdo cual.

La partida fue un paseo para Ramón, ya que aún no nos atrevemos a meternos caña entre nosotros y le dejamos crecer de forma desmesurada, así que en un momento dado se cargó al monstruo con más de 26 puntos acumulados ganando la partida. Antonio con los Urthuk y yo con los No Muertos, no dimos con la clave y Ramón nos pasó por encima. En mi caso, tanto Antonio como Ramón me quitaron las ciudades neutrales y no conseguí apenas influencia, con lo que no puede acceder a los Demonios, que se los lelvó todos Ramón ni a nngún Grito de Guerra. Pero eso sí, tomé apuntes...

Al final de la partida se volvió a oírse la frase... "cada vez me gusta más este juego" de boca de Ramón. (Sin comentarios)

Y con esto ya nos plantamos en la partida obligada del viernes y allá que nos fuimos mi familia entera, francesa de intercambio incluida. Subimos tarde y tardamos muuuuucho en ponernos a jugar. Intentamos hacer un "invento" que vi en los foros de Edge para almacenar las cartas.


Pero no hubo manera. Lo intentamos con gomaespuma y fue un desastre. También llevaba el material ese de las plantas que venden en los chinos, pero ni lo intentamos ya que había que cenar.

Así que decidimos volver a sacar el Rune Age, bueno, ya estaba en la mesa, je je je, y nos pusimos a jugar Ana, Ramón, Antonio y yo. Nuevamente jugamos al escenario del Resurgir de los Señores del Dragón con cartas de la ampliación como mercenarios. 
Esta partida fue muy diferente, ya he comentado que había tomado apuntes, ¿verdad?. Antonio se pilló a los Orcos, Ana a los Enanos, sin tener nadie ni idea de qué ocurriría ya que no sabíamos cómo funcionaban y Ramón y yo a los Humanos y No Muertos respectivamente. Así que no cometí lo errores de la anterior partida y me hice muy pronto con suficiente influencia para comprar algunas Fortalezas. Ahora la cosa pintaba mejor.

A media partida me vi tentado de sacudirme con alguien y escogí en primer lugar a Ramón, que me destruyó una unidad y yo a él otra sin conseguir hacerme con una de sus fortalezas. Con ello me gané su amistad y me lanzó una Miasma a mi mazo y posteriormente le obsequié con otra por aquello de igualar.

Mi objetivo era evitar que Ramón se inflara, así que me dediqué a atacarle de vez en cuando y hacerle mover el mazo. Conseguí quitarle una Fortaleza que anteriormente me había robado y a Antonio le quité ilegalmente (porque no se puede hacer) una de sus Fortalezas iniciales. Lo siento Antonio, no soy perfecto, lo intento pero a veces se me escapa alguna regla.

El caso es que en la última ronda Antonio casi gana, pero le salió una calavera al luchar con el Enemigo final y le faltaba un punto. Después le tocaba a Ramón que no llegó ni de coña y por último a mí que me pasó igual que a Antonio. Me salió una calavera y me faltó un punto.

Perdimos la partida, pero Antonio se empeñó en continuar a ver quién ganaba y ganó él justo en la siguiente jugada. Pero ya no valía Antonio, lo siento.

En fin, la partida estuvo muuuucho mejor. Ya empezamos a entender la gracia de meterse con otros jugadores y los mercenarios dan mucho juego.

Ana probó a los Enanos y se inflaba a robar cartas, era increíble. Sin embargo creo que aún le faltan algunas partidas para controlar esa raza.

Y una vez más, al final de la partida se volvió a oírse la frase... "cada vez me gusta más este juego" de boca de Ramón. (Sin comentarios)


Y ya por último el sábado nos subimos al chalet de Miraflores un cerro de gente, 11 adultos y 6 niños. Para la ocasión me llevé un montón de juegos, pero había muchos no jugones y la cosa no estaba clara. me llevé para la ocasión el Saboteur, Jungle Speed, Dice Town, Catán (con todas las ampliaciones) y La Isla.

Mi objetivo era montar un Catán de 7 u 8 personas para lo cual pedí a Antonio que se subiera las fichas de su Catán que son de maderita y diferentes a las mías de la versión de Devir que son de plástico. Pero no cuajó. Nada más comer los no jugones impusieron su criterio y montamos una partida de Mus todo el sexo masculino. Eramos 5, pero nos fuimos turnando. Y así fue pasando la tarde poco a poco en el más puro estilo español, con copa de Chinchón incluida.

La tarde era fantástica y algunos decidieron dar un paseo y buscar algunos "tesoros" con el GPS. ¿No os he contado que me gusta mucho el Geocaching? Si no sabéis lo que es, probadlo, es muy divertido para todas las edades, pero sobre todo para los niños!!

Tras las partidas de Mus, buscamos un rinconcito con sol para aprovechar la tarde que hacía y montamos una partida de La Isla entre Raquel, Roberto, Ana y yo. Roberto era neófito y no jugón, pero enseguida se hizo con el juego. De hecho, ganó la partida contra todo pronóstico tras entender que lo más divertido es hundir mis barcas y que los tiburones devoren mis muñecos. Yo no sé qué efecto produzco en la gente, pero es habitual que se lancen a por mí de forma sistemática!!


Bueno, el caso es que al final me ví jugando al Jungle Speed con los más pequeños, hasta que Ramón (3 años) se dedicó a tirar todas las cartas y coger el tótem sin cesar, por lo que tuvimos que dejar de jugar.

Y con esto y algún farol roto tras un pelotazo, se acaba este peazo resumen que me he marcado.

Salu2
Mario

No hay comentarios:

Publicar un comentario