domingo, 14 de octubre de 2012

VERBALIA - 11/10/2012


Recién llegado de las tiendas, aquí os presento Verbalia, un juego de palabras, en todos los sentidos...

Para empezar unboxing al canto, aunque con la imagen del principio ya se ven los componentes que básicamente son un montón de letras, un montón de sílabas, unos atriles para colocar las fichas, unos indicadores, dos tableros y un libro de instrucciones bastante gordito. Hombre es de esperar, trae 50 juegos...


Es de destacar el ingenio de Devir y sus fabricantes de piezas para realizar los atriles. Están hechos de cartón. De hecho, hay que destroquelarlos y montarlos. Eso sí, una vez montados quedan bastante firmes, casi tanto como uno de plástico.


Jugamos la primera partida con mi mujer y Oscar al primero de los juegos, El Buscador, pero entendimos mal las reglas y por tanto nos equivocamos, así que esa partida como que no cuenta. 

Básicamente todos los juegos consisten en hacer palabras utilizando los tableros que vienen con el juego, bien sea con letras o con sílabas. El tablero de Verbalia tiene zonas con multiplicadores x1, x2, x3 y x4 que aumentan la puntuación de las palabras. Por detrás tiene otro tablero, el del bosque, con unas franjas de colores que también tienen multiplicadores.




Por criticar un poco he de decir que una vez destroquelado todo cabe un poco mal en la caja. Además hay otro problema. En muchos de los juegos se pide que se separen las vocales de las consonantes y en otros que se junten. Como ya he dicho antes solo he jugado a uno en la que las vocales estaban separadas de las vocales, por lo que tuve la precaución de separar las fichas en las dos bolsas que vienen al destroquelar el juego, pero no me quiero ni imaginar la de tiempo que se puede emplear para separar las fichas si se juntan de nuevo. Creo que no quedará más opción que dejarlas mezcladas y sacar una ficha diciendo qué es lo que se quiere sacar - vocal o consonante - y si no sale la que has dicho, repetir.

Las fichas, vistosas, lo que se dice vistosas, no lo son. Con un color granito triste que da pena, pero en el fondo el juego es bonito diría yo.

Justo antes de publicar esta entrada nos echamos una partida mi mujer, Oscar y yo. El juego consistía en hacer 5 palabras de longitudes diferentes de 4 o más letras con el tablero que tiene como regiones con multiplicadores. Así es como acabó, justo antes que se tirara el pollo ese de Red Bull desde 36 Km de altura. Una tarde completita, sí señor.



Y poco más, a partir de ahí dejad volar la imaginación y no solo tendréis 50 juegos, sino todos los que queráis.

No es el juego que más mesa va a ver en mi grupo de amigos, a pesar que están viciados con el Wordfeud que es como el Scrabble pero para móviles o iPad, pero me parece muy interesante para cualquier tarde aburrida de Domingo que no sepas qué hacer con la familia o amigos.



Salu2
Mario

No hay comentarios:

Publicar un comentario