domingo, 27 de mayo de 2012

RESEÑA MEMOIR44 - 27/05/2012


Este viernes no nos hemos reunido para jugar, así que voy a hacer una reseña de un juego que nunca juego con ellos, MEMOIR44, ya que es un juego para 2 personas. Se supone que se puede jugar entre más personas, pero resulta un petardo, ya que siempre hay dos bandos y al final se forman 2 grupos de jugadores que entre ellos se ponen de acuerdo (cosa que nunca pasa) para atacar al otro bando.

Es un wargame, así que si no te gustan los wargames, pruébalo. De los que he jugado es el más ligerito, con reglas muy simples y claras, y partidas muy rápidas.

El juego en sí mismo es muy simple. Las instrucciones traen un buen montón de escenarios ordenados cronológicamente para rememorar las batallas ocurridas entre los aliados (americanos y franceses) y el eje (alemanes).

Lo primero es colocar el tablero, que es muy grande y resistente, y luego colocar las unidades en sus lugares de inicio.  El tablero está dividido en casillas hexagonales, al más puro estilo de los wargame, y representa por un lado del tablero un extenso campo y por el otro una playa y un campo, que asemeja las batallas específicas y sus desembarcos. A su vez el tablero está dividido en 3 secciones, central, izquierda y derecha. Además hay unas fichas hexagonales que permiten modificar el tablero base añadiendo bosques, colinas, setos y casas. Estos elementos del terreno ofrecerán protección a las unidades o entorpecerán sus movimientos.



 Hay solo tres tipos de unidades o fichas, los soldados, los tanques y la artillería. Y esta es una de las ventajas de este juego. No hay que complicarse mucho la cabeza como en el Marea de Acero (del que ya hablaré), donde hay muchísimos más tipos de unidades. En algunos escenarios se marcan ciertas unidades con una fichita que les proporciona cualidades específicas tales como moverse más, huir más lejos o tener más fichas por hexágono.

También existen otras fichas que se añaden a las unidades o al terreno como por ejemplo las barreras antitanque, sacos de arena o búnqueres.



Pero no hay que preocuparse, se siguen las instrucciones y se monta el tablero. Eso sí, se tarda un ratito (10 minutos aprox) en dejarlo todo listo.

Por último están las cartas, base y motor de este juego. Las cartas se utilizan para dar órdenes a tus unidades. Cada carta indica cuántas unidades se mueven en cada sección y las hay desde una sola unidad en una sola sección, todas las unidades de una sección, o varias unidades de diferentes secciones.

Además hay cartas especiales que te permiten hacer acciones muy interesantes como bombardeos, ataques sorpresa, rechazar un ataque, cavar trincheras... y que cuando son puestas en juego, al contrario se le queda una cara...



Una vez montado todo, cada jugador coge un número de cartas indicado por el escenario que a veces es diferente para cada bando. Esto puede parecer extraño, pero es una de las gracias del juego. Los escenarios están desequilibrados; es decir, que normalmente gana uno de los bandos como ocurrió en la realidad. Nada dá más placer que ganar en desventaja, os lo aseguro. De todas formas es muy recomendable jugar una partida y luego otra cambiando los bandos. Las sensaciones y estrategias son muy diferentes.

En fin, la mecánica es simple... Juegas una carta que te permite mover cierto número de unidades y coges otra. Y ya esta! Le toca al otro jugador. Gana el que cumple el objetivo del escenario o elimina un número concreto de unidades (que tienen varias fichas) del contrario indicado en el escenario.

Solo puedo hablar muy bien de este juego. Los materiales son excelentes, se juega rápido, las reglas son sencillas, perfecto para no iniciados y tiene un montón de expansiones. Muy muy recomendable.

Por criticar algo yo diría que es un pelín caro, casi 50€. Hombre, los materiales están muy bien, pero tampoco es para tanto. Un Catán tiene más fichas y piezas y no cuesta eso, la verdad.

Otra pega es que hay muchas expansiones, pero todas en Inglés y además creo que son difíciles de encontrar. Aportan muchos cambios, hasta el punto de cambiar el terreno a la nieve o el desierto, además de añadir otras fichas como aviones, soldados japoneses, ejércitos italianos, rusos... en fin lo que quieras.



Como he comentado antes tengo el Marea de Acero, mucho más complicado que este, pero que tiene una mecánica que quiero probar sobre el Memoir. Para mi gusto el Memoir tiene un "fallito", aunque mucha gente piensa que es parte de la estrategia.

Tienes una dependencia media de las cartas, ya que si tienes muy mala suerte (porque hay que tener mala suerte de verdad) te puedes pasar varios turnos sin poder mover unidades de una sección y es una put... Lo tienes todo para ganar y no puedes. Mucho estrés :-((

Pero claro, eso ocurre si no eres previsor. Hay que tener cuidado con esto a la hora de jugar las cartas. Hay que reservarlas y lanzar el ataque en el momento adecuado. Si las juegas bien, el resultado puede ser devastador para el contrario.

Ah! se me olvidaba, existe un juego On Line muy bien hecho. Hay que descargarlo de Days of Wonder y te deja jugar gratis un buen montón de partidas, gastando unas monedas que te regalan al principio. Si luego quieres seguir juegando hay que comprar más. Luego no digas que no te he avisado, que el juego engancha mucho eh?

Y ya no escribo más que esto está quedando muy largo. Cuando tenga otro finde libre os contaré mis ideas para mezclar el Marea con el Memoir. Los hexágonos son del mismo tamaño y eso da mucho juego...

Ale, a pasarlo bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario