domingo, 28 de septiembre de 2014

JUEGOS DE MESA PARA EL IPAD, ¿TU QUE OPINAS? - 28/09/2014


Hoy quiero hacer una reflexión sobre la aparición de juegos de mesa para el iPad, a ver si coincide con la vuestra.

Lo primero que supongo todos habremos hecho cuando un iPad cae en nuestras manos es descargar los típicos juegos gratuitos tipo Candy Crush (cuánto daño ha hecho este juego, Dios mío!), pero en mi caso no fue así. No recuerdo muy bien cual fue el primero, pero quizá fuese un ajedrez, es decir, un juego de mesa.

Al poco tiempo descubrí una aplicación que me avisaba de bajadas de precio en aplicaciones para e iPad y ahí empecé a comprar juegos de mesa.

Mi inventario de juegos de mesa editados e instalados es el siguiente: Puerto Rico, Catán, Ascension, Zombie Dice, Quarriors, Small World, Stone Age, Ticket to Ride (Europa y América), Alhambra, Agrícola, Fluxx, Bang, Hive, Dominion, Thunderstone, Tigris & Euphrates, Pictureka! y Trivial Pursuit

También tengo algunos tradicionales o sucedáneos como por ejemplo: Ajedrez, Backgammon, Go, Poker, Conquist 2 Lite (Risk), Yatzy, Wordfeud / Apalabrados (Scrabble), Mushroom Wars, Tank Battle 1944 (Memoir 44), Racer Feud (Formula D)

A lo que realmente juego actualmente de toda esa larga lista es al Poker, al Ascension y al juego de turno que acaba de ser descargado, como es el caso del Dream Quest, del que haré una reseña en breve, o a alguno que se me cruza en ese momento, como suele ser el Bang, Zombie Dice, Alhambra o Catán.

Pero ¿es buena idea?

Pues la verdad es que yo creo que sí. No me parecen caros la verdad, por menos de 10€ tienes unos juegazos que lo flipas, e incluso por 0,89€ como el caso del Puerto Rico o Ticket to Ride, creo recordar.

Como siempre yo mido la rentabilidad de un juego por las veces que juego a él, dividiendo el coste entre las veces jugadas y, claro, con estos precios, en seguida sale un juego rentable.

Por ejemplo, el Ascension al que juego un par de veces por semana, está más que rentabilizado, y eso que me he comprado un bundle de 5€.

En definitiva, creo que es una buena inversión, aunque habría que ponerle algún pero. Los juegos de iPad son bonitos, rápidos y no hay que recogerlos, sus mayores ventajas, pero no los veo yo aptos para ser jugados en grupo, como mucho para jugar on line, y casi siempre significa que esa otra persona está en otro lugar diferente al tuyo. Bueno, vale, puede estar en la misma habitación, pero a mí me pasa con esto como con mi hija adolescente. Se reúnen en su habitación cada uno con su móvil y venga a chatear. Se lo pasan pipa, desde luego, pero qué quieres que te diga, me parece muy impersonal.

Es decir, que los juegos de iPad, para mi gusto, son ideales para jugar en solitario o con gente que está en otro lugar. Cuando tengo gente en casa o voy a casa de mis amigos, nada mejor que sacar un juego y ponernos a jugar. Preparar el juego lleva un rato, pero tiene su encanto. Tocar las cartas, tirar los dados, equivocarse!!!, muy importante, en el iPad si te equivocas raro es el juego que te deja deshacer lo que has hecho, je je je. El iPad deshumaniza un poco el juego.

Ya lo decía Mafalda...



Bueno, pues hasta aquí esta reflexión mañanera de domingo. Próximamente destriparé cada uno de estos juegos en sucesivas reseñas, así que prepararos, ya he encontrado un filón para mis entradas que las tenía un poco descuidadas la verdad.

¿Y tú qué opinas?

Salu2
Mario

domingo, 7 de septiembre de 2014

¡RESCATE! - 14/08/2014


Pues ya está, ya lo tengo. Con tanto revuelo que estaba montando este juego era obligado comprarlo, je je je. El caso es que ya que tenía un descuentillo en Generación X correspondiente al campeonato calsificatorio de Carcassonne y además conseguí vender un juego, por lo que me fui directo a por él.

No me suelen gustar los juegos cooperativos, tenía La Isla Prohibida y lo vendí pues no jugábamos y también tengo el Pandemic, pero ya no hay manera de venderlo en inglés. El caso es que este tipo de juegos no son de la aceptación de mi grupo normal de juegos, pero curiosamente le gustan a mi mujer, así que decidí arriesgarme. También pensé en llevármelo de vacaciones pues allí suelo jugar con los chavales y este tipo de juegos siempre acaban saliendo a la mesa.

¿De qué va esto?

Representamos a una patrulla de bomberos dispuesta a entrar en una casa donde se ha declarado un incendio y tenemos que rescatar a una serie de inquilinos que corren riesgo de morir, antes de que la casa se colapse y se hunda. La emoción está servida.

Caja y componentes

La caja es muy buena, de medidas reducidas, casi la mitad que una de Catán. Esto es bueno y malo, ya que ocupa menos pero encaja peor. En cualquier caso la caja es de un cartón grueso y apropiada al contenido.



Solamente se le echa en falta un plástico interior para repartir los componentes. Una vez destroquelados se quedan todos dando vueltas por la caja como no los repartas en bolsitas. Claro, que el plastiquito de marras lo mismo aumentaba el coste al doble, je je je. Con unas bolsas, arreglado. De hecho me lo he llevado de vacaciones y me ha ocupado una sola bolsita.



El tablero está muy bien impreso y es de muy buena calidad. Tiene una casa por un lado y otra casa por el otro. Según he podido leer en internet, la calidad de una de las caras es peor que la otra, pero yo todavía estoy buscando la diferencia. No sé, será que no soy muy exigente.

Representa a una casa con sus habitaciones y muebles, todo ello con suficiente realismo, más que de sobra para ambientar el juego.



En cuanto al resto de componentes hay de dos tipos; de plástico y de cartón.

Las piezas de plástico representan a los bomberos. Son grandes y con un toque divertido, es decir, no son una simple ficha de plástico súper realista. En definitiva que están muy bien. A mí me ha sorprendido su tamaño, la verdad.

También hay unos cubitos de plástico que se utilizarán para indicar los daños en las paredes. Nada que decir de unos cubitos de plástico, son cubitos de plástico.

Y también un dado rojo de 6 caras y otro negro de 8 caras.

Bueno, y el resto son marcadores de todo tipo; fuego / humo, personas, coches de bomberos / ambulancias, sustancias peligrosas, focos de calor, puntos de acción y puertas (creo que no me dejo nada)



Todos son de cartón medianamente grueso y resistente, con dibujos bastante esquemáticos tipo señal de tráfico, sobre todo las personas. Se agradece mucho el tacto de estos marcadores.

Ah, se me olvidaban unas tarjetas para la versión avanzada con personalidades para los bomberos tipo Pandemic, es decir, cada bombero tiene una especialidad en la que destaca. Nada que añadir salvo que se agradece que las tarjetas sean grandes y que se lea bien el texto que hay en ellas.

Un notable para el apartado de Caja y Componentes.

Colocación inicial

La colocación para la primera partida viene indicada en las instrucciones. Se monta en un periquete ya que consiste básicamente en repartir unas fichas de fuego por las habitaciones, poner las puertas y 3 indicadores de personas a rescatar.



Uno de los puntos fuertes del juego es la facilidad de personalizar la colocación inicial, ya que puedes hacerlo de forma aleatoria e incluso regulando la dificultad del fuego poniendo más o menos fichas de fuego según te sugieren las propias instrucciones. Pero vamos, imaginación al poder.

Además, como el tablero es reversible, puedes probar con cada una de las casas. Yo ya he jugado con ambas y hay diferencia, la verdad.

El resto es repartir los bomberos a los jugadores y tener los marcadores y los dados cerca. Ya podemos empezar a jugar.

Jugadores

El juego es para 2 a 6 jugadores, que son los bomberos que se incluyen en la caja.

Yo lo he probado a 2 y 3 jugadores y funciona muy bien. Incluso me he echado un solitario con 2 bomberos sin mayor problema.

Mecánica

La mecánica se basa en los típicos puntos de acción o movimiento que le corresponden a los bomberos. Cada bombero tiene 4 puntos de acción PA, que puede utilizar para realizar las diferentes acciones disponibles. Si le sobra algún PA puede guardarlo para el siguiente turno.

Básicamente los jugadores gasta 1 PA para moverse a otra casilla salvo que haya llamas que les cuesta 2 PA, o que haya que abrir una puerta, apargar un fuego, llevar a cuestas a alguien, etc que consume 2 PA. Esto es bastante realista y te da una sensación de inmersión en el juego muy interesante. Cuesta mucho moverse en la casa cuando el fuego se descontrola o cuando llevas a alguien fuera para que lo salven.

La otra mecánica es la de propagación del fuego.

En cada turno de cada bombero, al terminar su movimiento, debe tirar los dados rojo y negro para ver dónde se va a propagar el fuego. Ambos dados definen una coordenada en el tablero donde aparecerá un brote de fuego.



Si la casilla está vacía aparece humo, bueno, aún no es fuego, pero si había humo se convierte en llama y si había llama... EXPLOSIÓN.

Esto es lo peor ya que el fuego se propaga en las cuatro direcciones una casilla, pero claro, si una de esas casillas ya es una llama entonces hay que continuar en esa dirección hasta encontrar una pared o puerta. Cuando esto ocurre, la pared queda dañada y debemos colocar un cubo en ella para indicarlo. Si esto volviera a ocurrir o bien un bombero quiere derribarla, se coloca un segundo cubo y la pared ha dejado de existir.




Y aquí es donde viene la presión del juego ya que el edificio colapsará, se vendrá abajo, si todos los cubos han sido colocados. Aparentemente parece complicado ya que hay 24 cubos de daño, pero os aseguro que se colocan mucho más rápido de lo que parece. Si dejas el fuego descontrolarse habrá muchas casillas en llamas y la propagarse el fuego se producirán explosiones más fácilmente luego se dañarán más la paredes y así todo en cadena.

Para complicarlo más, en las opciones más avanzadas del juego aparecen materias peligrosas y focos de calor que provocan explosiones y propagaciones del fuego adicionales si son alcanzadas por algún fuego. Vamos, el caos.



Ah, se me olvidaba. En el tablero siempre hay 3 fichas de persona que no sabemos si son personas o falsas alarmas. Cuando llegamos a una se le da la vuelta y sorpresa, buena o mala.

Al final del turno, si hay menos de 3 fichas de persona en la casa, porque por ejemplo la hemos rescatado o es una falsa alarma, hay que colocar las que falten con una tirada de dados al igual que el fuego.

Como véis hay que tener muchas cosas en cuenta, pero es una mecánica sencilla. Este verano me llevé el juego de vacaciones y lo ha estado jugando una niña de 5 años. Vale, es muy lista, pero se lo aprendió a la primera. Fácil, fácil.


Fin del juego

El juego acaba cuando hemos sacado 7 personas de la casa, o bien se nos han muerto 4 personas o el edificio se ha derrumbado, es decir, hemos colocado los 28 cubos.

Curva de aprendizaje

En la primera partida ya eres un experto. Es muy muy sencillo.

Ni siquiera la versión avanzada ofrece mayor dificultad de aprendizaje.

Precio

Yo creo que está bastante ajustado. Depende de donde mires está entre 32 y 35 €. La calidad de los materiales lo merece, trae abundante material y muchas opciones de variación.

Variaciones y ampliaciones

La verdad es que se le puede sacar mucho jugo al juego. Podrías jugar siempre al básico y tendrías una partida distinta cada vez, pero si ya incluyes la versión avanzada, hay aún más variedad.

Incluso en las instrucciones te animan a cambiar las reglas!!

Por último, fabricarse un tablero no debería ser muy problemático si eres un manitas. Aunque seguro nos traerán ampliaciones muy pronto. Ya las hay en inglés. En la BGG he contado como 12.

Con el éxito que está teniendo en España, lo mismo vemos alguna por aquí.

Opinión

Debo decir que a mí no me gustan mucho los cooperativos y a mi grupo menos. Sin embargo este juego es divertido y no se aprecia demasiado el efecto líder.

Creo que es un juego especialmente interesante para los niños. El tema es atractivo, las fichas muy chulas y les entra rápidamente por lo ojos. Desde luego tienes horas aseguradas de diversión con o sin ellos. Pueden jugar solos sin problema (gran ventaja) tras un par de partidas.

En definitiva, si te gustan los cooperativos o tienes niños, cómpratelo. Es un buen juego y acertarás seguro.

Hasta la próxima...

Por cierto... ¿qué tal el verano? Ya estamos todos aquí :-(