sábado, 23 de noviembre de 2013

CATAN BOARD - UMMMM, NO SE... 22/11/2013

Bueno, pues por fin lo tenemos. Ha sido un calvario y una pérdida absoluta de dinero pero aquí está, el tablero de Catán.

Hace ya un año, le echamos el ojo a esta iniciativa de kickstarter y nos pareció una gran idea. No pusimos un euro porque no lo servían a España, así que, nuestro gozo en un pozo. Sin embargo, hace un mes me llegó un email indicando que ya lo servían a España. Así que, emocionado, le paso el link a mi grupo de jugones.

El tablero para 5/6 jugadores, convertible a 4, cuesta en EEUU 40$. Al fin y al cabo es un trozo de plástico. No está mal el precio. Puesto en España sale a 77 € del vellón. ¡Estáis locos debéis pensar! Pues sí, como una p... cabra. Tras un quorum en el que tan solo yo protesté un poco, lo pedimos.

Pero lo divertido es cuando me llama Aduanas y me clavan 29,51€ porque sí. En total la bromita nos ha salido por 107 € aprox.




Aquí un unboxing de lo poco que trae la caja...

video

Pero no acaba aquí la cosa, no. Lo subo a casa de Antonio y lo montamos. Perfecto, precioso, nuestras fichas ya no se moverán, todo muuuu bonito. Tablero para 4, tablero para 5/6. Encaja bien, parece que ha merecido la pena.





Pero resulta que, como hace miles de años que no jugamos al Catán original sino que jugamos al 3D, pues ponte a buscar las piezas en 3 cajas de expansiones mezcladas. Bueno, 30 minutos más tarde, ya las tengo. Colocamos las losetas de terreno y perfecto. Hasta aquí todo bien.

Pero al ir a colocar las losetas de puerto... oh sorpresa! No tienen la misma forma!!


Tenemos una de las primeras ediciones en versión inglesa y los puertos tienen diferente forma a los moldes del tablero. No me lo podía creer.

Sin embargo, encuentro un par de puertos que sí encajan.


Son los que venían con la expansión que compró Antonio para 5-6 jugadores. Se ve que al modernizarse el Catán, cambiaron las fichas. ¿Y ahora qué hacemos? Pues o bien nos hacemos las fichitas con cartón o intentamos conseguirlas llorando al fabricante. De momento, me va a tocar hacer las fichitas.

Gástate 100€ para esto, manda huevos!!!

Bueno, pero aún hay más. ¡Los barcos no entran en los huecos de carreteras!! Es decir, que el tablero solo vale para el juego básico y/o Ciudades y Caballeros.


Bueno, puedes poner los barquitos un poco desnivelados, pero joder, por 100€ ya podían hacer que cupieran, ¿no? Un desastre. Sin embargo las carreteras entran muy bien y queda perfecto.


Bueno, pues con este ambiente, nos pusimos a jugar al Ciudades y Caballeros, ganado Ramón por muy poco. Una carta más y Antonio habría ganado.Así lucía el tablero al final del juego.


En resumen:

La idea es muy buena, pero espérate a que lo traigan a España y se distribuya aquí.

Si tienes la versión de Devir (como yo) no te va a valer para nada. Señores de Devir, negocio al canto!

Si aún después de leer esto quieres comprarlo y no estás en un manicomio, asegúrate de tener la versión con los puertos adecuados o te tocará hacerte las fichitas de marras.

A veces se cometen cagadas, pero esta es de tamaño épico.Avisados estáis.

Bueno, pues hasta aquí esta reseña/cabreo. Al final, hasta me va a gustar el 3D.

GRRRR

Salu2
Mario

sábado, 16 de noviembre de 2013

RISK STAR WARS - 15/11/2013


Buenas, otra vez. ¿Ya creíais que había dejado el blog? Pues no!! Aquí regreso desde el lado oscuro de la fuerza, juas, juas, juas.

El pasado fin de semana le regalaron a Antonio el Risk Star Wars Edición Trilogía Original y había expectación por probarlo, así que lo sacamos y lo probamos. Coincidía también que era el cumple de Ana y nos tenía amenazados con jugar al Parchís, pero gracias a Dios entró en razón y decidimos dejar el megajuego Parchís para otro año (bisiesto).

Pero esto es un Risk igual que los demás ambientado en Star Wars, ¿no?

Pues sí y no. Y jugamos al modo no. Es decir, puedes jugarlo como un Risk normal pero con las figuritas de Star Wars o como un juego totalmente diferente que es una pasada.

A ver qué trae la caja...

Bueno, no se ve mucho, pero es que tampoco hay mucho.

Al igual que cualquier Risk tiene 5 equipos divididos en tres facciones:

* El imperio (grises y blancos)
* Los rebeldes (amarillos y rojos)
* Los Hutt (verdes)

Un mazo de cartas para cada facción

5 dados de 6 caras (3 negros y 2 blancos)

4 dados de 8 caras (2 negros y 2 blancos)





Mientras me leía las instrucciones del modo Star Wars, mis amigos se dedicaron a sacar las figuritas y ponerlas en formación. Esto pintaba bien, frikismo al poder!!



Como se puede "apreciar", las figuritas tienen bastante detalle. Si te gusta Star Wars, este juego te va a entrar por los ojos.

La nueva forma de juego se basa en recrear el ambiente de Star Wars en el que el Imperio domina el universo y los Rebeldes intentan matar al Emperador con la contínua molestia de los Hutt (que están metidos un poco a capón) y quieren hacerse con los recursos de los planetas más importantes de la Galaxia.

En definitiva:

El jugador o equipo que maneja al Imperio tiene que aniquilar a los Rebeldes

Los Rebeldes tienen que matar al Emperador

Los Hutt tienen que conquistar 10 planetas

Así de simple.

Al igual que en la película, el juego está desequilibrado. El Imperio, al comienzo del juego, controla medio tablero y el resto se lo reparten los Rebeldes y los Hutt. Por si esto fuera poco, el Imperio tiene que colocar 5 bases imperiales y solo en una de ellas está el Emperador. Pero los Rebeldes no saben en cuál está. Eso le da bastante emoción y estrategia al juego ya que el Imperio puede decidir fortificar la Base Imperial donde está el Emperador o jugar al despiste.

Aquí tenéis el tablero al inicio del juego.


En una partida de 4 jugadores, los Hutt no hacen nada. Solo se defienden, nadie juega con ellos.

El Imperio se reparte entre dos jugadores (Antonio - Blanco y Ramón - Gris) y los Rebeldes entre otros dos jugadores (Ana - Rojos y Mario - Amarillos)

Los jugadores se sientan salteados. Rebelde, Imperio, Rebelde, Imperio y se juega por turno en el sentido de las agujas del reloj. De esta forma, cada jugador mueve la mitad del ejército del Imperio y Rebelde en su turno.

Los ataques y defensa se hacen igual que en el Risk normal, pero aquí aparecen unas diferencias muy importantes que hacen de este juego una pasada.

Naves:

Cuando consigues cartas por conquistar un territorio puedes cambiarlo por ejércitos al igual que el juego original, pero además puedes construir naves. Las naves ayudan a las tropas que acompañan de tres formas dependiendo del tipo de nave que construyas.


Cazas - Puedes volver a tirar un dado con un 1 hasta que te salga otro resultado
Bombarderos - Añaden +1 a cualquier dado
Cruceros - Cambian un dado de 6 por un dado de 8

Además suelen tener textos bastante demoledores...





Medidor de fuerza:

En la parte superior del tablero hay un medidor de fuerza que al principio está en "El Lado Oscuro", dando beneficios al Imperio (cogen cartas adicionales y es más difícil matar a la Estrella de la Muerte)

Los Rebeldes pueden mover ese medidor hacia "La Luz" con cartas o conquistando Bases Imperiales, mientras que el Imperio hace lo propio con cartas o destruyendo planetas.

En nuestra partida, se movió una vez hacia la luz, pero pronto el Imperio lo devolvió a la Oscuridad más absoluta.

La Estrella de la Muerte:

Como último turno del Imperio puede mover la Estrella de la Muerte. Si además el Imperio posee una carta que permita disparar la Estrella de la Muerte, destruirá un planeta y TODO LO QUE HAYA EN EL (naves y tropas), con el consiguiente cachondeo por parte del Imperio, ¿verdad Ramón? Si es que se te caía hasta la baba cab...



Pero también puede ser destruida, pero claro, es misión imposible. Hay que sumar 18 en los dados y si fallas... Todas las tropas atacantes mueren. El Imperio no se molesta ni en tirar dados de defensa!! 

Bueno, poco más. Solo un resumen de mi / nuestra opinión.

El juego nos ha encantado, y eso que Ana y yo jugamos fatal. Bueno, a decir verdad tuvo muy mala suerte. No había manera de ganar un combate. Yo mantenía el tipo, pero la estrategia fue nefasta.

Me lancé sin sentido a destruir unidades del Imperio, cuando el objetivo Rebelde es destruir al Emperador, no a las tropas. Como Ana no daba una, sus tropas mermaron considerablemente y además no cogía cartas.

El Imperio se organizó y pudo concentrar sus tropas en nuestras fronteras demasiado extensas. Ganaba casi todas las batallas y cogía naves de apoyo, mientras que nosotros solo conseguimos dos. Sacó la Estrella y fundió un planeta y al final, nos rendimos. Era un paseo.

Ni nos acercamos a las Bases, ni sabíamos dónde andaba el Emperador ni nada, un desastre.

El colmo fue al final de la partida con la banda sonora de El Imperio Contraataca a todo meter. Ramón creo que tuvo que cambiarse de calzoncillos :-)

Muy, muy, muy recomendable. Me quedé con unas tremendísimas ganas de revancha contra el Imperio y de darle un par de hos...as al Emperador.


Salu2
Mario