domingo, 2 de diciembre de 2012

ZOMBIES!!!


Llevo dos fines de semana sin reunirnos para jugar, así que aprovecho para hacer una reseña que ya estaba tardando.

Hoy mismo me he sorprendido de la cantidad de tiempo que tiene este juego. Según la Board Game Geek, el juego es de 2001, pero yo tengo la Segunda Edición en Castellano de Edge que es del 2006; es decir, que lo tengo hace la friolera de 6 años. ¡Cómo pasa el tiempo!!. 

Hoy en día los juegos de Zombies están de moda, básicamente por el éxito de la película The Walking Dead, hay multitud de ellos. Que yo conozca tenemos el más novedoso que es el Zombicide, pero también están Last Night on Earth, City of Horror, Zombie Dice, The Walking Dead, Zombie Survival, Munchkin Zombies... y muchos más. Pero este es uno de los primeros que salió. Es muy simple y baratito y puede darte muchas tardes de entretenimiento, pero solo eso, entretenimiento. El juego es muy plano y por ello necesita un cierto tuneado. Al final de la reseña os dejo un enlace con mis modificaciones.

Básicamente el juego consiste en ir explorando una ciudad hasta encontrar un helicóptero que nos está esperando para escapar. Sólo gana uno, así que ahí está la gracia. Los jugadores deben luchar contra los zombies y a la vez ir puteando al resto de jugadores para que no consigan llegar al helicóptero antes que ellos. 



El juego se compone de un porrón de fichas que representan una calle con 2, 3 o 4 salidas o bien un edificio donde suele acabar la calle. En el turno de un jugador, debe robar una carta al azar y colocarla en la mesa. Como si de un puzzle se tratara, se va construyendo la ciudad hasta que aparece la ficha con el helicóptero.  De esta forma, las partidas serán siempre diferentes pues la ciudad nunca es la misma.


Cada vez que se coloca una calle, aparecen zombies en los extremos de la misma y si aparece un edificio, la propia ficha indica cuántos zombies, vidas o balas se colocan en dicho edificio. Y hay muchos zombies, de hecho hasta se venden bolsas de zombies, incluso fosforescentes.



Cada jugador lleva de serie una pistola, 3 balas y 3 vidas, pudiendo coger más balas y vidas repartidas por los edificios. Además cada jugador puede llevar unas cartas de evento que sirven principalmente para jorobar a tu vecino de infinitas formas (rodeándole con zombies, impidiendo que avance, perdiendo objetos...).


En este juego se necesitan balas, muchas balas y vidas, muchas vidas. Los puñeteros zombies tienen la manía de interponerse en tu camino y es imprescindible matarlos para poder continuar y/o para ganar, ya que además de poder escapar con el helicóptero, el primero que se cargue a 25 zombies gana.

Todo el juego, se basa en tirar un dado que viene con el juego. Para moverte, tiras un dado y te mueves tantas casillas como el número que has sacado hasta caer en la casilla de un zombie, pudiendo continuar si lo mata. Y para matarlo hay que tirar un dado; si se saca un 4, 5 ó 6 te lo cargas y te lo quedas en tu zona de juego.

Pero si no lo matas tienes dos opciones, gastas tantas balas como puntos te falten del dado para llegar a 4, o pierdes una vida y vuelves a tirar. Así, poco a poco te vas quedando sin balas y sin vidas y el juego se vuelve muuuuy chungo. Eso sí, si te mueres vuelves a empezar y listo!

¿Y quién mueve los zombies? Pues cada jugador. Al final de cada turno, el jugador tira un dado (una vez más) y mueve tantos zombies una casilla como el número que ha salido. De esta forma cada jugador moverá los zombies dirigiéndolos hacia los demás jugadores y/o irá despejando su camino. Esta parte también es un puntazo del juego y le da mucha vidilla. Siempre me ha gustado ver como al avanzar el juego empiezan a formarse colas de zombies, cual si la fila del paro se tratara. Muy realista la verdad.



Si te gusta estás perdido ya que hay como 10 ampliaciones diferentes. Una locura. Yo sólo tengo el juego base y ya me parece más que suficiente, pero para gustos hay colores y si tiene 10 ampliaciones, por algo será...

Y ahora un par de cosas negativas.

Supongo que para reducir costes, los señores autores decidieron ahorrar un poco y se marcaron unos marcadores súpercutres. Para empezar los tienes que destroquelar tú mismo, pero yo que tú los tiraba a la basura y me compraba marcadores rojos y azules de cualquier tipo. Si te lo quieres currar más pues píllate corazones y balas.

De verdad que es cutre, y lo peor de todo es que, al ser tan finos, cuesta un huevo cogerlos y se mueven mucho por las fichas.


Otro defecto del juego son las fichas de calle. A pesar de estar muy logradas, como todos lo gráficos del juego que son una pasada, algunas no quedan muy claras.

Por ejemplo, la Juguetería y la Ferretería. ¿Tienen 2 entradas o solo una?

¿Y la Tienda de Deportes? No queda claro si la pista de baloncesto pertenece o no al edificio.

Y además resbalan mucho en la mesa, con lo que a la mínima se descuajaringa todo el mapa. ¿Habéis encontrado alguna solución a esto? Porque ya solo me queda comprar una pizarra de esas donde se pueden pegar y despegar papeles o fotos, je je je.

Pues a pesar de todo eso, me gusta el juego. A ninguno de mis amigos les gusta y no sé porqué. Yo creo que es de esas cosas a las que les coges manía sin saber porqué. No lo entiendo. Tiene puteo justo, podemos jugar 6 jugadores, está bien ambientado... No sé, quizá se queda como un poco corto, le falta "algo". Y ese algo no es más que un buen "tuneo".

Así que, cogiendo un poco de Descent, personalicé unas cuantas armas, le puse un Zombie Master que controla a los Zombies y me inventé un par de aventuras, de las cuales os dejos unos enlaces para que las probéis. Espero que os guste.




Ale, a darle al coco.

¿Alguien se curra una modificación para convertir el Zombies!!! en un Zombicide?

QUE NO TE COMAN LA CABEZA!!

Salu2
Mario


No hay comentarios:

Publicar un comentario